31 de enero de 2006

Vacaciones tiempo de pensar


Hace tiempo que no escribía, siempre he pensado que nunca se debe forzar.
Pero ahora si tengo las ganas, han sido dias de profundo verme a mi mismo, de tratar de responder esa clásica pregunta del ¿Quién Soy?, tratar de entender el ¿Por qué? de ciertas cosas, que finalmente no tienen explicación.

Me veo como un apasionado en la vida, apasionado y amante de lo que hago, apasionado por mi familia, apasionado y entregado en los pololeos , con mis amigos (a algunos les he fallado), pero en general tratando de darle un poquito de épica como dirian en Atina o de heroismo en un vocablo más Mariteniano a mi vida.

La vida es cambio, es vertigo, es darse cuenta de ciertas cosas, es aprender cada día a caminar, es elegir, es libertad.
Pero si eso no va a acompañado de Dignidad no sirve, dignidad conmigo mismo, dignidad para los demás, quererme es querer a los que me quieren, es querer a mi trabajo y en general a mi vida para así lograr el tan ansiado fin último de la felicidad.

San Ignacio hablaba de la desolación que es el momento donde actúa el mal espíritu (pónganle como quieran)y en esos momentos no se deben tomar importantes decisiones, si no que al contrario, buscar apoyos, abrazar a la almohada y descansar en Dios (también pónganle como quieran), todo esto por que es sabido que luego vendrá la Consolación y la alegrìa y la paz.

En la antiguedad, un sabio consejo para educar a los príncipes era el siguiente "Quien no es capaz de gobernarse a sí mismo, no puede gobernar el reino", hoy tengo a prueba màs que nunca esa frase, por diversas razones que no vale la pena contar en el blog, esta frase me invita a dominar mis pasiones, cabeza, corazón y cuerpo, lograr que funcionen en armonía, que no mande uno sobre el otro si no que se reencuentren y vuelvan a sintonizarse.

Espero que esten muy buenas sus vacaciones, algunos dias de descanso y a seguir cambiando las conversaciones a través del periodismo ciudadano.