27 de marzo de 2006

Tiempo de Elecciones Partidarias


000_1969
Originally uploaded by betoprecht.

Editorial Publicada en El Morrocotudo

En las siguientes semanas, se definirán las futuras directivas y órganos de dirección de muchos de los partidos políticos chilenos.

Nuestro sistema político cuenta con una muy baja aprobación por parte de la ciudadanía, se caracteriza por ir acompañado de un sistema electoral que les da mucha importancia a las decisiones que tomen las cúpulas de los candidatos a las elecciones y donde la ciudadanía en muchos de ellos tiene una muy limitada participación.

Chile es un país que cuenta con buenos políticos, con buenas ideas, pero con realidades partidarias que no responden a los desafíos que el Chile de hoy nos impone. Por ello observemos cuál es el escenario que hoy presenta cada colectividad.

La Unión Demócrata Independiente:

Por primera vez en su historia el partido fundado bajo los ideales del gremialismo de Jaime Guzmán, muestra fisuras y un fuerte quiebre interno. Realizado su consejo en las termas de El Corazón, la directiva encabezada por el senador Jovino Novoa impidió que la sangre llegara al río, y que el denominado “estilo UDI” se viera en peligro por las declaraciones de los alcaldes rebeldes (y más de algún senador), en el intento de democratizar las elecciones bajo el sistema un militante un voto que proponía el edil de Las Condes, Francisco de la Maza.

Al parecer las aguas al menos hacia la opinión pública en la UDI no se verán inquietas y la línea encabezada hoy por Jovino Novoa, seguirá primando tanto en el estilo como en la conducción. Pero grande es el desafío para el mayor partido de la derecha chilena, que en 16 años no ha podido construir una real opción presidencial y de construir una derecha fuerte, o un partido unitario que logre llegar a La Moneda, su misión es redefinirse o sincerar su discurso y resignarse a ser oposición.

Renovación Nacional:

El partido que representa a la denominada derecha liberal, ha sufrido en su historia numerosos quiebres y problemas. Si bien Sebastián Piñera logró, al menos aparentemente, calmar las aguas, su derrota deja nuevamente en riesgo a este partido en vivir siendo un apéndice de la UDI, y el nuevo referente o gran mayoría que pretendía formar quedará solamente en el discurso, tanto por falta de manejo, de líderes reales y de aliados posibles, debiendo quedarse al alero de la UDI para poder subsistir.

En este Partido sí existirán elecciones y éstas serán a tres bandas por lo que se ve hasta el momento, siendo sus candidatos a presidente, el concejal y ex alcalde de Las Condes Carlos Larraín, el Senador Carlos Cantero y el Alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat. Piñera por su parte buscó una lista unitaria, pero sus intentos se vieron frustrados en el conclave realizado este último fin de semana.

Veremos como este partido, caracterizado por tener buenas figuras pero mal trabajo de equipo, puede realmente tener un programa de lineamientos claros y definir desde su posición en el espectro político hasta aspectos más básicos como su organización y estructura.

La Democracia Cristiana:

A pesar de los intentos de un notable grupo que buscaban la Unidad del Partido y un candidato de consenso en un partido donde la lucha interna es insostenible, finalmente los dos grupos mayoritarios de la tienda de Alameda 1460, se enfrentarán en elecciones, y éstas serán elecciones abiertas, donde cada militante falangista tendrá un voto.

Los guatones renovados y firmes tras la figura de la flamante senadora Soledad Alvear, han encontrado el apoyo de otros grupos internos y se muestran como la primera opción para gobernar el que fue el partido más importante de la segunda mitad del Siglo XX. Los colorines por su parte presentan al diputado Jaime Mulet, quien desempeñó el rol de cabeza del comando de Michelle Bachelet y que hasta el momento se ha desempeñado como secretario general de la colectividad.

El desafío de la Democracia Cristiana es mayúsculo, debe redefinir su doctrina y hacerla aplicable en un proyecto político, lograr tener un candidato presidencial para 2010, definir su posición en la Concertación y sobre todo volver a ser un partido atractivo y enamorado de Chile, con una ética de hombres y mujeres notables, con una juventud presente y una organización de base, donde primaba la camaradería y el interés superior de Chile y del Partido.

El Partido Por la Democracia:

A pesar de sus triunfos electorales, este partido se caracteriza en mi opinión por ser una suma de caudillos muy diversos y con una ética muy diversa también, faltando una opción que logre crear una verdadera comunidad partidaria que piense en Chile que quiere desde la mirada del denominado “Progresismo”.

Es hora de que el PPD sea un partido y no una suma de individualidades si no, no es muy difícil predecir su pronta desaparición o que se conforme con seguir siendo una plataforma para cargos públicos. Esta vez y de manera histórica la directiva nacional se elegirá por elecciones estilo un militante un voto y donde las alternativas se vislumbran claras y muy antagónicas. Por una parte, se ha creado una extraña, al menos a la vista de un ojo inexperto, unión entre caudillos que representan a sectores muy poderosos del PPD, pero se ve en las declaraciones del senador Girardi que esta unión no va en buen camino y que más parece ser un matrimonio desavenido, así el ex Ministro Bitar, el Senador Girardi, y el ex Ministro Vidal se han unido.

Por otra parte el senador
Fernando Flores, fundador del movimiento Atina Chile, presenta la mirada renovadora dentro del PPD, con un discurso nuevo para lo que ha sido la dirección partidaria hasta este momento y basado en hacer del PPD un Partido moderno y con su mirada en el Chile del Siglo XXI. Las cosas en el Partido del cambio, estarán muy movidas y cualquier cosa puede pasar.

El Partido Socialista:

Siempre se ha escuchado que existen tantas facciones en el PS como socialistas y parece que esta vez no es la excepción. Si bien lo más seguro es que Camilo Escalona sea nuevamente secretario General del PS, se espera una elección profundamente fraccionada y friccionada.

La denominada megatendencia se encuentra dividida en tres (Ricardo Nuñez, Isabel Allende y Roberto Ávila), y desde ese momento han comenzado a darse las más intrincadas y, según un dirigente PS consultado, insólitas alianzas internas. Me fue imposible el saber finalmente, quienes se disputarán la dirección del PS, realmente increíble, pero también es parte de la diversidad del socialismo chileno. Lo claro es que Isabel Allende y Camilo Escalona librarán una dura batalla donde el segundo aparece como favorito, según las fuentes consultadas.

En resumen tiempos de elecciones, tiempos de oportunidades y los ciudadanos debemos estar atentos y no sólo exigir una mejor política y quedarnos al margen viendo estos acontecimiento, si no que hacernos cargos y participar, proponer y tomar conciencia que un buen sistema de partidos es fundamental para el desarrollo de nuestra patria.