18 de mayo de 2006

Así NO se protesta y NO se Construye


Publicado en El Morrocotudo

¿Hasta Cuando?

por Martín Gerlach

Realmente me enojan las protestas. Siempre he creído que luchar por lo que creemos justo es un deber, pero armar marchas sin siquiera conversar antes es una estupidez por donde se le mire: los secundarios se equivocan porque no tienen idea de manejarse en la calle, nadie le hace caso a nadie y empiezan las piedras; y Carabineros se equivoca porque a la primera les tiran el guanaco. Todos se equivocan y nadie se hace cargo de nada.

Pero lo que pasó hoy fue demasiado. Entraron corriendo a mi Facultad a esconderse. Y las lacrimógenas llegaron hasta adentro del edificio. Me sentí encerrado en mi propia Escuela. Hablan de represión y sin embargo ellos irrumpen en la Facultad escapando de carabineros, impidiendo que cualquier otra cosa ocurra, imponiendo lo que a ellos les importa porque ellos necesitan el edificio de guarida. Cuánto egoísmo! Y no contentos con esconderse salen y apedrean a fuerzas especiales… incluso había un ecolar portando un arma!

La foto la saqué con mi celular de una ventana rota, y eso es sólo un ejemplo de cómo quedó la Escuela después del numerito: llena de agua, con un ambiente en el que no se puede respirar y desordenada, con los baños asquerosos y sin posibilidad de hacer clases.

Hasta cuándo! Esto no puede seguir así! Exijamos diálogo y terminemos con la violencia en las calles!


Increible Violencia y complices sonrientes

por Alberto Precht

Llegué a las Escuela de Derecho a las 10 de la mañana,me econtré con un frontis atestado de secundarios, los dirigentes de la Escuela y de la Fech, dejando entrar, funcionarios completamente superados, y una gran masa de estudiantes de derecho que por muy de acuerdo que estemos o no con los planteamientos o los supuestos planteamientos de los escolares, nos encontrabamos completamente encerrados y de brazos atados.

Fue impresionante ver como algunos escolares incluso escupían a nuestros profesores, o ver encapuchados, o verlos luego rompiendo los vidrios del mismo lugar que los protegía, ver un chiquillo con un largero, otros con piedras, otro con un vaso roto en la mano, y luego el caos ante la intervención de carabineros.

Algunos me decian la Universidad es Publica (cosa que lamenteblemente al menos en su financiamiento no es así)esta muy bien que aca esten, yo digo OK, pero cuidemos nuestra casa, o al menos democraticamente decidamos apoyar las peticiones de los secundarios y nos hacemos cargo, pero no nos quedamos como verdaderos rehenes en nuestra propia casa.

Llevo 7 años en la Escuela, he participado en muchas marchas, en otras me he restado, pero lo de hoy supera la ficción, no tiene parangón, quizás no rompieron tantas cosas, pero ver que eran los mismos estudiantes y no el chorro del guanaco el que rompe las cosas, me fue muy chocante, y me hace pensar en el discurso de los supuestos infiltrados.

Directamente acá ahi complices sonrientes, que ven como los secundarios marchan sin saber la mayoría muy bien por que, y otros con la adrenalina propia de la protesta siguen a los que si van directamente a destruir. ¿Quién paga el pato? Los mismos secundarios que hoy quedan estigmatizados, y los dirigentes universitarios irresponsables que los apoyan quedan como blancas palomas y poneniendo en riesgo a los mismos que dicen representar.