7 de noviembre de 2006

La Probidad no es problema exclusivo del PPD, la probidad comienza por casa.


La carta enviada por el Senador Flores, a mi entender abre una gran oportunidad de dar como país un salto en nuestra transparencia pública, pero el mensaje a mí, al menos, me invita a trabajar por un país más probo desde las pequeñas prácticas individuales, hasta las practicas del Estado o de las Empresas.

La probidad comienza por casa, comienza por cambiar esa “pillería del chileno” tan alabada por muchos, el ser honestos en todo nivel y campo de acción, la invitación que yo les hago es a pensar en la probidad en la empresa, en la universidad, en el colegio, en la vida de pareja, etc.

El problema de la corrupción no es exclusivo del PPD, ahí se juntaron malas prácticas, avaladas por líderes nefastos con prácticas de clientelas y matonajes electorales, pero tras ellos están los operadores, y nosotros los ciudadanos, ¿qué hemos hecho mal para que estas cosas ocurran? Ésa debe ser la pregunta.

Cuando no nos hacemos cargo de nuestro país y de la calidad de nuestra política, de nuestros partidos y de nuestra actitud personal en la pequeña corrupción, es que permitimos que nuestros destinos los gobiernen los malos dirigentes y ellos tengan total libertad para hacer y deshacer.

Una invitación a perder el miedo. A denunciar, pero también a actuar. A sancionar, pero también a ser protagonistas de un país que tiene una gran oportunidad, no ser el 20 del mundo entre los menos corruptos sino que ser el menos corrupto y no por un ranking, sino por todos los que habitamos Chile.

Mis manos limpias para Chile