18 de abril de 2008

Intervención del Senador Flores en el Congreso

Ayer en el Senado se votó la acusación constitucional contra la ex-ministra de Educación, Yasna Provoste, jornada en la cual pronuncié las siguientes palabras para justificar mi decisión:

Presidente, me encontré ayer (martes) durante el día al escuchar los alegatos, acusaciones y a la defensa, preguntándome qué hace un Senador de juez, para lo cual no me encuentro calificado. No fui educado para eso, no fui a una escuela de leyes, no he aprendido nada de Derecho en estos años en el Senado.

No puedo ser juez.

Pero un profesor de Derecho Constitucional me dijo que no era juez, que era jurado. Y he visto muchas películas norteamericanas de jurados, pero no había visto nunca de jurados chilenos.

Y me dijeron que podía mirar algunas cosas.

Así que miré. Y al final he llegado al convencimiento de que el jurado dice "culpable" o "no culpable" en función de su conciencia. Y su conciencia se va sopesando en la medida que va ponderando hechos que tienen que ver no sólo con fenómenos subjetivos. Creo que la gente distingue entre objetivo y subjetivo. Y algunas personas piensan que el Derecho es una cosa objetiva. Pero, ciertamente, no es objetiva.

He visto acá el abanderamiento de dos sectores: la Concertación acusa a la Oposición de que está actuando políticamente, y la defensa está actuando políticamente también, como corresponde a los políticos.

Entonces, la pregunta es ¿podemos salir de eso?

Creo que hay una posibilidad de salir en la medida que uno defina qué es la conciencia. La conciencia no es un capricho. No es una cosa subjetiva. Es una cosa en la cual uno por lo menos tiene el deber de proyectarse entre las tradiciones, ante en futuro.

Creo que nosotros al votar estamos haciendo historia. Y el hacer historia es un acto de creación, pero tiene que ser justo.

Y, la verdad de las cosas, fue esta reflexión de la conciencia lo que me fue convenciendo más que ninguna cosa, porque no llegué convencido a esta acusación. Incluso conversé con algunos Senadores de la Concertación la posibilidad de votar en contra de la acusación. Di mis condiciones. Pero lo que me terminó de convencer (estoy por lo menos a favor de la acusación en tres de los puntos) fue la defensa. Porque la defensa final hace una defensa donde desaparece la responsabilidad.

Y creo que la dilución de la responsabilidad es uno de los valores más negativos que estamos viendo en el país. Es la razón por la cual la juventud no nos cree. La gente detesta a los políticos, la gente detesta la autoridad en general. Porque no hay responsabilidad.

Y nosotros somos parte de eso. Por ello, creo que es tiempo que tomemos responsabilidad por lo que hacemos. Yo, por ejemplo, estoy absolutamente a favor de acabar con el sistema binominal, no sé si en eso mis ex compañeros de la Concertación me encuentran que estoy a favor de ellos.

Hagan algo. Yo creo que hay varios senadores, como el Senador Cantero, que también están en esa posición. Se olvidan decir que en esta nueva mayoría hay senadores que se han salido de la Alianza.

Bueno, en fin, a mí lo que me interesa es la responsabilidad. Porque la dilución de la responsabilidad hace que sólo los empleados públicos de rango medio "paguen el pato", los camilleros de Curepto, el Director de Salud, pero no los que indujeron el problema. Y las autoridades no se hacen responsables de los descalabros, abusos y corrupción, que es algo que no me gusta para mi país.

No le hace bien a la juventud, desprestigia a la clase política, no es un buen incentivo para el trabajo. Hablar de desorden administrativo es un lenguaje que diluye responsabilidades, hablar de falta de prolijidad es un eufemismo.

Dada que la educación es un sector clave para el futuro del país, para que la ética se desarrolle, para su productividad, los desórdenes administrativos en este sector tienen características de crimen.

Si la Ministra hubiera actuado con diligencia y prontitud o el Gobierno hubiera convenido en que renunciara, yo habría votado en contra de esta acusación.

Por eso, quisiera que a partir de este momento los chilenos sacáramos una lección, dijéramos basta, no más a la dilución de responsabilidad. De ahora en adelante hay que hacer las cosas con diligencia, tomar las acciones correctivas a tiempo, que la responsabilidad ejecutiva y política no es lo mismo que la responsabilidad penal. Es algo que ejerce una persona por su propio sentido de responsabilidad.

Quiero decir también que en el acuerdo de Educación que la Oposición y la Alianza han firmado, estoy con el Senador Navarro. Voy a votar en contra de ello porque creo que, aunque no sé si tengamos las mismas razones, creo que sólo ataca a una parte muy pequeña del problema de la educación del país. Y esa es la discusión que yo quisiera tener.

Por todas estas razones, quisiera decir que voy a votar a favor de la acusación en tres de los puntos y en contra en dos.

Muchas gracias.

1 comentario:

Chile Primero - Estación Central dijo...

No hay autoridad sin responsabilidad - La defensa de un principio

Quiero por un momento aislarme del ruido y el cacareo parafernálico de ciertos personajes que no le agregan valor a la política, y que

smplificados por los medios de prensa privilegian el sensacionalismo y la cuña como “la noticia”.

También quiero reinvindicar la política como actividad fundamental de una sociedad civilizada, señalando que naturalmente y enhorabuena la decisión tomada por el Senador Fernando Flores en el parlamento es la que corresponde frente a los hechos presentados

Yo creo que muchos políticos no tienen idea de lo que configura un hecho político, lo cual es muy preocupante, particularmente para los que no demonizamos esta actividad, sino que por el contrario tenemos la convicción de que hay que prestigiarla.

Un hecho político se configura cuando existe una comunidad, poderes, temas de interés que afectan a la comunidad y una toma de decisiones que terminará obligando a todos los miembros de ese grupo, respecto de los temas de interés.

La decisión asumida por el Senador Fernando Flores en el Senado, explicita ante la ciudadanía que no es, ni será permisible la dilución de la responsabilidad de las autoridades políticas en los hechos producto de su gestión, sin distinción de rango.

ChilePrimero ha planteado al país, a través del Senador Flores que no existe autoridad política si no existe la responsabilidad asociada a ella, cualquiera sea la autoridad política, de cualquier signo o color.

Esta es la buena noticia. Enbuenahora.

¿Algún medio ha destacado la buena noticia?

Ya sabemos que no. Los medios de prensa han destacado las malas noticias, las sensacionalistas, las que se refieren al dime y al direte, a la patada y el combo, al garabato y la descalificación, la odiosa bajeza, en la entrevista al más gritón.

Con esos ingredientes van formando opinión pública día a día.

Afortunadamente hoy existe Internet, los blogs y las redes sociales, donde podemos dar a conocer y repetir la buena noticia:

• NO ES PERMISIBLE NI ACEPTABLE LA ANULACION DE RESPONSABILIDADES DE LAS AUTORIDADES POLITICAS EN EL EJERCICIO DE SU GESTION.

Puro y simple. Fuerte y Claro.

Con esto reivindicamos lo mismo que votamos Fuerte y Claro en el plebiscito de 1988, que la impunidad y la irresponsabilidad en el ejercicio del poder político no eran permisibles ni ética ni políticamente.

Nuestra posición es de coherencia y de consecuencia con principios y valores.

Quienes traicionan son aquellos que dando la espalda a esos principios y valores, acomodan convenientemente la realidad a las coyunturas favorables que hoy les otorga estar en el ejercicio del poder, los que amparan y toleran la corrupción, los que rinden facturas falsas y responsabilizan a terceros, los que mediante un montaje inauguran servicios de salud, los que cobran honorarios por trabajos no realizados, en definitiva los que no se atreven por sus "pactos de gobernabilidad" a terminar con las redes de corrupción en el ejercicio del poder.