26 de enero de 2008

En Puerto Aysén

Desde el día 25 que me encuentro apoyando al equipo de Chile Primero de la Región de Aysen, mi centro de operaciones esta en la localidad de Puerto Aysen, rodeado de hermosas montañas, un río increible y muy cerca del mar.
Ayer preparamos todo lo que será la inscripción de Chile Primero acá en la región, encontrandome con la grata sorpresa que los dirigenets de Chile Primero son destacados dirigentes vecinales, pesqueros y sociales, he asistido a diversos progarmas de radio y sostenido una serie de reuniones con lideres locales, preparando lo que será un mega acto de inscripción el día Lunes.
La acogida y alegría se mezcla con el abandono y los dramas que sufre la población local, realmente acá la clase politica es nefasta, la justicia funciona para unos, las condiciones de trabajo en algunas empresas salmoneras son nefastas, y ni hablar de las historias y realidades de localidades más alejadas como el caso de Puerto Aguirre, que ni cuenta con agua potable, espero ir el Miercoles a reunirme con dirigentes de esa localidad y ayudar desde mi humilde posición a sus causas de integración y reconocimiento.
Hoy al ser sábado la agenda de visitas terminó temprano, lo que me permitió ir a Puerto Chacabuco y comer una rica Merluza a la Española, caminar un poco y tomar algunas fotos, ahora son las 16 horas y estoy en el hotel, no mucho más que hacer, en la noche espero ir a algunas actividades en la semana del pueblo, mañana ir al que dicen es el programa radial más importante, otras reuniones y en la tarde ire a andar a caballo (una de mis aficiones), de acá el proximo destino luego de una flash visita a Coyhaique que está en veremos, ire a Punta Arenas a conversar con el equipo de allá y a visitar a nuestros amigos en Porvenir donde ya suman 200 los chile primeristas.

MUCHO QUE PENSAR, muchas cosas que cambiar en nuestro país, hoy con las madres de dos de los desaparecidos de aysen, cuya causas están cerradas comprendí como uno DEBE estar en la arena publica influir y animar a otras personas, de forma contraria seguimos viviendo en un país donde las corruptelas tapan muchos horrores, de los que como sociedad preferimos no hablar.